--------------------------------

--------------------------------

sábado, 1 de julio de 2017

Crimen con sonrisa

Crimen con sonrisa - Mirta González Suárez.

Algunas veces no buscamos los libros que leemos. Ellos nos encuentran cuando menos lo esperamos. Ese fue el caso con este libro. Estaba dando una conferencia en Costa Rica y decidí ir a una librería cercana al hotel a buscar literatura negra costarricense. Ya conocía a Daniel Quirós y quería encontrar algo local, tal vez no tan popular, pero igual de bueno. Esa búsqueda me llevó a decidirme por este libro.
Mirta González Suárez
Su autora, Mirta González Suárez, es catedrática de la Escuela de Psicología de la Universidad de Costa Rica, autora de más de 40 artículos en su área de trabajo y en el 2013, ganadora del prestigioso premio Aquileo J. Echeverría (categoría novela), el máximo galardón entregado por el Ministerio de Juventud, Cultura y Deportes de Costa Rica a las mejores obras publicadas en el año previo en diferentes varientes del arte (novela, poesía, teatro, cuento, música, historia, artes plásticas y ensayo) por su obra "Crimen con sonrisa". No es el único premio que he recibido (1992 - Premio de ensayo UNAM; 2016 - Premio "UNA palabra", entregado por la Universidad de Costa Rica), por lo que al leer la reseña del libro y conocer la biografía de su autora, supe que había encontrado mi próxima lectura. 

Idea general:
¿Qué prefiere: unirse al crimen organizado o jugar al detective? ¿O tal vez le guste observar los hechos sin hacer nada?
Tiene en sus manos la historia de Juan, desde que ingresó a la universidad para estudiar Psicología hasta que años después encuentra - o cree encontrar - a Marilyn Monroe. Sobre ella todavía nos preguntamos: ¿suicidio o asesinato?
La vida del personaje, como la de cualquier persona, está rodeado de crímenes, y los peores son los que quedan impunes, aquellos en los que el asesino - brutal o muy fino - puede esbozar una sonrisa de satisfacción por haber logrado evadir el castigo.
En el momento de escoger, ¿tomará simbólicamente el revólver, puñal o pluma junto con el asesino o hará algo para defender a las posibles víctimas?
Si resuelve unirse a la mafia, recuerde que no debe dejar rastros evidentes en la escena del crimen. Por cierto, ¿esa huella digital es suya?

Opinión:
Si leyeron la reseña anterior, dudo que no se sientan tentado a echarle un ojo al libro. Desde un punto de vista de mercadeo, la portada y la reseña son los enganches más importantes. Ellos te seducen a comprar el contenido entre las dos, aun cuando el escritor sea conocido, mucho más cuando desconocemos otras obras de su mano. Sonaba a una novela negra interesante, mezcla de ficción con el conocido true-crime
Masacre de Alajuela

Lo positivo: una lectura interesante para conocer la historia algo violenta de Costa Rica. No solo los crimenes sin sentido que debieron poblar los diarios locales por meses (algunos con todas las pintas de un asesino serial suelto, como la masacre de Alajuela: siete mujeres aparecen con un tiro en la cabeza. La mayor de 41 años, la menor de 4), sino los políticos. Los propiciados por las ansias de poder o el abuso del mismo por los que ya estaban arriba. Edén Pastora, el ex-guerrillero, aparece como personaje de este libro (así como en Verano Rojo de Quirós). Leemos de las torturas, los abusos y las vejaciones de las fuerzas militares en contra de los que pensaban diferente o querían algo mejor, pero lo vemos desde la perspectiva de un estudiante de psicología, con sus propios problemas y dudas. 
Lo negativo: si partimos de la premisa que el genoma de la novela negra es el crimen, Crimen con sonrisa tiene lo necesario. Lo malo es que hasta allí llega la similitud. Algunos personajes secundarios son interesantes (como la madre de Juan o sus compañeros),
pero otros aparecen y  desaparecen como los parpadeos después de una noche de juerga. El principal, Juan, es bastante simple. Le falta la profundidad que uno espera de una novela negra. Su papel es funcionar de elemento conductor entre los relatos. No es fácil saltar de una joven siendo interrogada por sus nexos con la guerrilla (aun siendo inocente) a una trabajadora sexual con muchos secretos. Juan, siendo estudiante y luego profesor de psicología, consigue conectarlos, pero es por eso que el libro no pasa de ser una crónica roja. 
Juan tiene sus momentos de profundidad y donde se torna interesante (como cuando es apresado, victima de las circunstancias y de un accidente mal manejado por los involucrados), pero son pocos y aislados. Lo importante no es él, sino las historias contadas en sus páginas.
Desde esa perspectiva, la novela comenzó con el pie izquierdo conmigo. Si hay algo que no me gusta es ser engañado (¿a quién le gusta?) y la reseña es un ejemplo. Al leerla, uno se hace una impresión mental del contenido. Está allí, no es mentira, pero es como encontrarme un anuncio en el periódico anunciando la venta de un Ferrari por 10 dólares y la foto de un flamante ejemplar de carrocería italiana color negro y cuando vas a verlo, es un modelo a escala. No fue una mentira, pero no es lo que buscabas.
Igual disfrute de su lectura. Nada como la vida real para mostrarnos que los monstruos creados por un escritor palidecen ante lo que los reales pueden hacer. No esperen giros inesperados o finales de infarto. No hay una trama en sí. Es una historia contada por Juan, donde los crímenes reales de la historia de Costa Rica forman parte. Muchos de esos ni solución tienen (el crimen de Alajuela tiene sus culpables "oficiales", pero muchos murieron en circunstancias extrañas y otros no pudieron ser ajusticiados. Algunos lo consideran un caso no resuelto con dos posibles culpables, uno de los cuales es un asesino en serie conocido como "El Psicópata" y que nunca fue atrapado). Otros relatos quedan muy abiertos y otros parecen haber sido lanzados a la mezcla como quien hace una sopa y decide a última hora agregarle una pizca de curry. Suena bien, sabe bien, pero el que la prueba siente un sabor fuera de lugar que no puede precisar.

Conclusión:
Una lectura diferente. Literatura centroamericana bien escrita, pero que es muy probable atrape a los lectores de Costa Rica más que a los de otras latitudes. No es lo que esperaba, así que me alejo del mismo con el sabor de curry en la lengua. Me gusta el picante, pero...
Dato curioso:
Pueden ver un booktrailer del libro en este enlace.


domingo, 18 de junio de 2017

Matar y guardar la ropa.

Matar y guardar la ropa - Carlos Salem.

Quiero empezar pidiendo disculpas por estar tanto tiempo lejos de esta página. No he dejado de leer (eso jamás pasaría), pero el trabajo me ha mantenido ocupado. Ahora, por fin, tengo la oportunidad de poner mi lista de lecturas al día. Empecemos desde el principio.
Carlos Salem
Carlos Salem es un escritor argentino (reside en España desde hace casi 30 años). Es periodista de profesión, pero en su faceta literaria ha explorado la novela, el cuento, la poesía y el teatro, algo que en mi opinión ya es una muestra de su valía como autor y de su diversidad imaginativa. Tampoco se ha centrado en un solo género. Aunque tiene varias obras negras, también ha jugado con el erotismo, el romanticismo, sin abandonar en ninguna la ironía y la comedia, elementos propios de su pluma y que se manifiestan de formas muy varias en sus obras. 
Hoy analizo una de éstas. Su segunda novela llamada "Matar y guardar la ropa". Escuché por primera vez de ella en el programa "El Dulce Veneno de la Novela Negra" y no me arrepiento de seguir la sugerencia de su creador. "Matar y guardar la ropa" fue ganadora del premio NOVELPOL 2008 a la mejor novela negra publicada en español y receptora de múltiples halagos por otros autores y críticos literarios. Comparto la opinión y la recomiendo.

Idea general:
En un camping nudista de Murcia alguien debe morir. ¿Pero quién? Esto es lo que tiene que averiguar Número Tres, uno de los mejores asesinos a sueldo a quienes la Empresa asigna sus pedidos. Todo sería más sencillo si Número Tres no se escondiese bajo la anodina identidad de Juanito Pérez Pérez, un apocado comercial al borde de los cuarenta; si en el camping no coincidiesen sus hijos, su ex mujer, el juez estrella de la lucha contra el crimen, un amigo de la infancia, otro asesino particularmente despiadado, un inspector que lleva años sospechando de él y una empleada del camping llamada Yolanda que no lo deja concentrarse como debería, lo cual es un gran problema considerando que empieza a sospechar que la Empresa tiene otros planes que él desconoce y que su trabajo tal vez incluya morir en la línea del deber.

Opinión:
Una novela negra diferente. De eso no hay duda. Gira alrededor de una premisa conocida: el asesino a sueldo. Vemos un atisbo de su desastrosa vida personal, en parte propiciado por su necesidad de mantener su aburrida cubierta. Divorciado, con dos hijos y planeando irse de vacaciones, cuando su Empresa le da un trabajo. Parece bien en principio. Ir a un campo vacacional y esperar instrucciones sobre cuál será su blanco. Le pagan todo y puede ir con su familia. 
Acepta solo para descubrir que el terreno es un campo nudista, lo cual dificulta cualquier intento de llevar armas ocultas; su ex esposa y su amante están allí, lo que no sería tan malo si no fuera porque él es un juez empecinado en acabar con el crimen y ella podría ser su blanco. Ella o un viejo amigo de la infancia que lastimó de todas las formas posible y que el destino quiso que terminara en el mismo campo el mismo fin de semana.
O tal vez no fue el destino.
Una vez empiecen el libro, no podrán parar. La trama se desarrolla a un ritmo rápido e interesante. Los recuerdos de Número Tres nos muestran su pasado y trabajos en la Empresa. Los maestros que tuvo que matar para ocupar la posición que tiene, los amigos que tuvo que abandonar, la familia que no sabe manejar. Sus palabras al final del primer capítulo lo resumen mejor que nada:

Ser un asesino a sueldo es fácil.
Lo difícil es ser padre. 

¿Es una novela negra? Dar una respuesta es más difícil de lo que podrían imaginar. Gira alrededor de la violencia y la resolución de un crimen (o la pronta ejecución de uno), por lo que según mis parámetros descritos en otra publicación (El genoma de la literatura negra), lo es. Que tiene un fenotipo único, cargado de ironía y humor, no hay duda. 
Los personajes están muy bien logrados. Empezando con el inocente Juanito (alias Número Trece). Sufrimos las burlas que le hacía su ex esposa, las ilusiones que tienen en él sus hijos y las aspiraciones de un padre que trabaja asesinando gente. La ex esposa no es la bruja que nos podemos imaginar, ni el juez el desgraciado que parece a primera vista. Sus personalidades son más profundas, llenas de aristas que son exploradas a lo largo del libro.
El final creo que era un poco predecible. Muy bien trabajado, se llega a él sin esfuerzos, pero lo vi venir desde muchas páginas antes del final. Eso siempre tiene un sabor agridulce en mi mente. Me encanta romper el enigma, pero pierde una parte de su encanto. Esa magia de la sorpresa. Esa voz que no esperamos escuchar a solo unos centímetros de nuestro oido. Soy un adicto a esa sensación provocada por la adrenalina de saberse vencido por un buen misterio.
No siempre se puede ganar. O perder, depende de como se vea.

Conclusión:
Lectura rápida, personajes entretenidos y únicos, una trama bien armada. Encontrarán drama y comedia entre sus páginas. Tensión extrema que se libera con una carcajada inesperada.  La recomiendo.